Preguntas y respuestas

1¿Cómo surge la idea de La realidad tiene un cuarto oscuro?
Al principio comencé con relatos cortos, de aventuras vibrantes, en los que la intriga ocupaba el papel principal, algunos con tintes góticos y esotéricos, e incluso me permití sumergir mi imaginación en temas bastante polémicos. Finalmente, comencé a encajar unos relatos con otros y así nació esta historia, es decir, a partir de una fusión de ideas.
2¿Qué temas trata en el libro?
He querido realzar la heroicidad de mis personajes que viven aventuras apasionantes y, para desarrollarlas, he tocado temas tan variados como la religión-ficción, lo paranormal, temas de actualidad, incluso hay un poco de distopía; todo ello aderezado con una intensa historia de amor.
3¿Qué quiero lograr en el lector que se adentre en la obra?
Mi libro es esencialmente para el entretenimiento, pero hay algunos pasajes con trasfondo en los que se tocan temas un poco controvertidos y otros en los que los personajes se sumergen en aspectos algo moralizantes o trascendentales, por los que puedo esperar diferentes reacciones del lector, y pienso que le hará cuestionarse algunas cosas. Lo que no creo, de ningún modo, es que mi obra deje indiferente a nadie, ni que sea aburrida.
4¿Por qué escribo?
Comencé por hobby y quizá para evadirme de los problemas. Descubrí que la escritura me aportaba una motivación y una felicidad excepcional; algo con lo que el devenir diario y la rutina perdían poder frente a la ilusión de crear, desde la profundidad del alcance de mi imaginación, una buena y bonita historia, y transmitirla, para que otras personas puedan disfrutar leyéndola, como yo lo he hecho, escribiéndola.
5¿Cuál es mi método de escritura?
Soy una persona muy minuciosa y me gusta investigar en profundidad antes de aventurarme a escribir sobre algún tema del que no estoy demasiado instruida. Me elaboro mis esquemas para que los elementos de la trama, los ambientes y los tiempos encajen perfectamente. Tengo la cautela de anotar enseguida las ideas que me vienen a la mente, para no olvidar las pequeñas inspiraciones.